Rusia anuncia una nueva "tregua humanitaria" en Alepo para el próximo viernes

 

Rusia anunció este miércoles una nueva "tregua humanitaria" en la ciudad siria de Alepo para el próximo viernes para evitar víctimas y facilitar la evacuación de la población civil y de los grupos armados que se encuentran en ella.

 

La medida, ordenada por encargo del presidente ruso, Vladímir Putin, regirá entre las 09.00 y las 19.00 hora local (05.00 y 15.00 GMT) de este viernes informó el jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Rusia, general Valeri Guerásimov. "El Centro ruso para la reconciliación y las tropas gubernamentales (sirias) garantizarán la seguridad de la evacuación", dijo el militar, citado por medios locales.

 

Guerásimov indicó que los civiles podrán salir de la ciudad por seis corredores, mientras que los miembros de los grupos armados podrán hacerlo por dos: uno, en dirección hacia la frontera sirio-turca, y el otro, hacia la ciudad siria de Idlib. "En vista de la incapacidad de nuestros colegas estadounidenses de separar a la oposición de los terroristas, llamamos directamente a todos los líderes de los grupos armados a cesar la acciones de combate y a salir de Alepo con su armamento", dijo el general ruso.

 

Agregó que todos los intentos de los yihadistas de romper el cerco en Alepo han fracasado. "Los terroristas han sufrido muchas bajas y perdido gran cantidad de armamento. No tiene ninguna posibilidad de huir de la ciudad", subrayó Guerásimov.

 

Se trata de la segunda pausa humanitaria declarada por Rusia en Alepo, tras la de octubre pasado.

 

Los rebeldes rechazan la tregua rusa y afirman que no abandonarán en Alepo.

 

Grupos rebeldes sirios presentes en la ciudad de Alepo rechazaron la “tregua humanitaria” en esta urbe anunciada unilateralmente por Rusia. El presidente de la oficina política de la Agrupación Fastaqim, Zakaría Malahifyi, dijo a Efe por teléfono que “el anuncio ruso no es una tregua, va ser una interrupción de los bombardeos para permitir la salida de las facciones de Alepo, pero eso es imposible”, y afirmó: “Nosotros no vamos a abandonar Alepo”.

 

Malahifyi apuntó que la única forma de que su organización, vinculada al Ejército Libre Sirio (ELS), acepte una medida de este tipo sería si fuera “una tregua completa, (lograda) a través de negociaciones y para una solución política”.

 

Por su parte, el miembro de la oficina política del Movimiento Nuredin al Zinki, Yaser al Yusef, otro de los grupos que actúan en Alepo, aseguró en un comunicado que “Rusia no se va a beneficiar de este alto el fuego unilateral”. Al Yusef subrayó que los insurgentes están abiertos a dialogar, pero para negociar la retirada de Rusia del territorio sirio.

 

Actualmente, los rebeldes llevan a cabo una ofensiva en zonas del oeste y el suroeste de Alepo en un intento de romper el asedio sobre el este de la localidad, cercado por el ejército y controlado por la oposición.

 

El grupo terrorista Estado Islámico (EI), por su parte, ha retomado el control de 17 zonas en el norte y el noreste de la provincia septentrional siria de Alepo en un contraataque contra facciones rebeldes apoyadas por Turquía, informa el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). El OSDH explicó que el objetivo de este asalto del EI, iniciado este martes, es alejar a esos grupos armados sirios, que operan en el marco de la ofensiva Escudo del

Éufrates, de la ciudad de Al Bab, el feudo principal de los yihadistas en el noreste de Alepo.

 

Desde el martes, los radicales han retomado pueblos, granjas y colinas, que los insurgentes sirios, respaldados por aviones y carros de combates turcos, les habían arrebatado como Salu, Al Guz, Zalzana, Al Masudía, Baraan y Al Baruza. Los extremistas han logrado penetrar en la estratégica urbe de Ajtarín, próxima a Dabiq, que para el EI constituye uno de los símbolos religiosos que emplea para arengar a sus seguidores. Además, han retomado partes de Ajtarín, después de que consiguieran entrar en la población infiltrados en varios camiones.

 

El pasado día 16, los rebeldes sirios conquistaron Dabiq, ubicada a unos 15 kilómetros de la frontera turca, y que llevaba en manos del EI desde agosto de 2014. La organización terrorista cree en una profecía atribuida al profeta Mahoma, según la cual, la "gran batalla" entre los musulmanes y los "infieles" se desarrollará en Dabiq y el día del Juicio Final llegará con la victoria de los primeros.

Desde el pasado 24 de agosto, las facciones sirias y las fuerzas turcas desarrollan la ofensiva Escudo del Éufrates para expulsar al EI de Alepo y frenar el avance de las milicias kurdas.

Please reload

Please reload