Preparan una ley para debatir el Brexit en el Parlamento británico

 

Ni “Soft” ni “Hard”. El nuevo adjetivo para el Brexit británico y su controvertido divorcio de la Unión Europea es “long”. Un proceso largo y complejo porque el gobierno conservador ha sido advertido que perderá en la Corte Suprema su apelación para que el artículo 50, que inicia la separación entre el reino y sus socios europeos , no pase por el Parlamento británico y se prepara para esa eventualidad.

 

Una hasta ahora secreta ley está siendo redactada por el gobierno para pasarla por la Cámara de los Comunes y la de los Lores y evitar las enmiendas, que demorarán largamente el proceso. La primera ministra Theresa May prometió lanzarlo en marzo y los Lores tienen el poder de trabar y demorarlo.

 

Oficialmente el secretario del Brexit, David Davis, insistió el martes ante la Cámara de los Comunes que el proceso formal para irse de la Unión Europea “se iniciará en abril”. Así tenga que pasar la legislación por ambas cámaras británicas , si pierden la sentencia.

 

David acusó a la oposición laborista y al ex vicepremier liberal demócrata ,Nick Clegg, de querer “frustrar” el Brexit.

 

David, un soberanista que no tiene problemas con la inmigración europea sino con la pérdida de poderes del parlamento británico frente a Europa, dijo en su presentación parlamentaria que otro voto del electorado para decidir la salida de Europa de la UE va a entusiasmar a sus socios del continente a “imponer imposibles y difíciles condiciones “. Según él, para asegurar que los votantes reviertan la decisión de la consulta del pasado mes de junio, cuando decidieron irse de Europa.

 

Sir Keir Starmer, el secretario del Brexit en las sombras por el laborismo, argumentó ante David Davis que los ministros rechazan dar detalles de cómo van a reaccionar a la apelación. Pero que, en los temas controvertidos como el mercado único y la unión aduanera, el gobierno británico debe revelar su estrategia. También los criticó por no defender la independencia de los jueces ante el fallo, que fue atacado como jamás por la prensa pro Brexit.

Frente a este delicado contexto, ministros del gabinete de la primera ministra Theresa May están presionando a Downing Street para conseguir concretar “un acuerdo interino con la Unión Europea “. Debe ser lanzado como “una opción específica cuando envían el artículo 50” para iniciar la separación con Bruselas. Un proceso que tardará oficialmente al menos dos años pero que todos creen que va a prolongarse.

 

Este acuerdo de transición está siendo promovido por los ministros del Brexit y algunos diplomáticos europeos. Una forma de evitar que Gran Bretaña quede al “borde del precipio” en las negociaciones , que pueden dejar al reino en un limbo legal, financiero y con la incertidumbre como única política.

 

Hasta ahora no hay negociaciones formales entre Gran Bretaña y la UE para iniciar este complicado divorcio, inédito, sin antecedentes en la historia . El presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, las ha prohibido mientras no se detone el artículo 50.Pero los ministros británicos y los diplomáticos europeos consideran que “es imposible conseguir un acuerdo completo para el 2019 sobre el futuro y la nueva relación entre Gran

 

Bretaña y la UE”. Por eso recomiendan este acuerdo temporario.

 

El partido conservador está dividido entre euroescépticos extremos, euroescépticos pragmáticos y pro europeos.

 

Los “hard” euroescépticos creen que este acuerdo provisorio es un Caballo de Troya para terminar con su Brexit a favor de una posición más blanda, que coincida con el cambio de opinión de los británicos a favor de Europa , tras los perversos efectos sobre la libra y su futuro laboral, que el divorcio de Europa está provocado.

Son los servicios financieros quienes defenden un acuerdo provisorio con la UE y también los laboristas.

Please reload

Please reload