La primera ministra británica logra que el Parlamento se comprometa a respetar el Brexit

 

AFP.- La primera ministra británica Theresa May logró una victoria simbólica al conseguir que el Parlamento, de mayoría proeuropea, prometiera no frenar ni retrasar el Brexit, a cambio de ser informado sobre sus planes para las negociaciones.

Originalmente se trataba de un texto laborista exigiendo que el Parlamento pueda escrutar los planes del gobierno conservador, antes de que empiecen las negociaciones con Bruselas.

 

Pero el gobierno le adosó una enmienda exigiendo al Parlamento que no retrase la activación, prevista para marzo del 2017, del Artículo 50 del Tratado Europeo de Lisboa, la notificación oficial de la salida de la Unión Europea e inicio de dos años de negociaciones para ultimar los detalles de la futura relación.

 

El Parlamento aprobó la moción inicial por 461 a 89 votos, y la moción con la enmienda por 448 a 75.

 

“Cualquiera que vote contra la moción, estará tratando, en mi opinión, de boicotear el resultado del referéndum”, dijo en el Parlamento el diputado conservador David Lidington, líder de la Cámara de los Comunes, que sustituyó este miércoles a May -de viaje- en la sesión semanal de preguntas al gobierno.

 

“Nuestra enmienda supone un importante desafío para quienes se sientan en la bancada de enfrente, que dijeron que respetarían el resultado del referéndum, pero cuyos actos sugieren que buscan cualquier oportunidad de boicotearlo”, dijo en el debate David Davis, el ministro a cargo del Brexit, dirigiéndose a la oposición.

 

Una trampa


Es “una trampa”, dijo el diputado laborista Ben Bradshaw. “No voy a votar activar el Artículo 50 en marzo cuando todavía no tenemos ni idea de qué clase de Brexit pretende el gobierno”.

 

El gran debate en el Reino Unido es si hay que conservar el acceso al mercado único europeo, o dar prioridad al control de la llegada de ciudadanos europeos, dos pretensiones incompatibles en los tratados del bloque.

 

Los conservadores tienen mayoría absoluta en el Parlamento, y la potencial revuelta de sus diputados proeuropeos parece sofocada con la aceptación de May de informar al Parlamento, a juzgar por las declaraciones de la diputada eurófila Anna Soubry.

 

“Son muy buenas noticias, porque significa que el gobierno presta atención a todas las voces. Y además es una gran oportunidad para el gobierno de asegurarse de que el Parlamento inspecciona su plan, porque representa a todos los electores y todo el mundo debe tener voz en el debate sobre el mejor acuerdo para el Reino Unido”.

Please reload

Please reload