• Judisa Jimenez

Comisión Interrupción Voluntaria del Embarazo recibe grupos de la sociedad civil


Santo Domingo.- La comisión especial que estudia el proyecto de ley mediante el cual se establece las condiciones y requisitos para la interrupción voluntaria del embarazo por causas excepcionales, se reunió por octava ocasión para recibir a miembros de la sociedad civil, quienes exigen no dar cabida a las tres causales con el fin evitar que en el país se instaure la cultura de la muerte.


En su intervención, la doctora Sonia Rosario, pedíatra nutricionista, reveló que en el mundo existe un negocio de tráfico de bebés abortados regenteado por la Federación Internacional de Planificación Familiar (en inglés Internacional Planned Parenthood Federation, IPPF), para poner sus partes o tejidos a la venta a personas que sufren de diabetes, mal de párkinson, trasplante de piel, médula, entre otras enfermedades.


“Con tan sólo 18 semanas, una madre recibió el diagnóstico de que su bebé venía con ausencia de riñones, tumoración en el cuello y gastrosquisis, por lo que la recomendación final fue que debía abortar, a lo que esta se negó, dando a luz a un niño de 34 semanas con una condición, gastrosquisis, la cual fue corregida tiempo después y esa criatura que según un diagnóstico no tenía posibilidades de vivir, hoy es un niño que vive sano y feliz junto a su familia”, relató la doctora neonatóloga Xenia Castillo, quien estuvo presente.


Los miembros de las organizaciones cristiana y de la sociedad civil, coinciden en que el gobierno debe hacer a un lado los dictámenes marcados por la agenda global para enfocar esfuerzos en eficientizar los procesos de persecución y apresamiento de los victimarios.


Además, priorizar la formulación y ejecución de políticas públicas destinadas a la identificación y acompañamiento de niñas y mujeres que se encuentran en ese estado de vulnerabilidad, pero jamás condenar a muerte la criatura que está por nacer, ya que la misma es un ser humano inocente sujeto de derechos.


De igual forma, instan a la creación de campañas educativas que dirijan sus esfuerzos en prevenir, ya que el aborto no evita el sufrimiento emocional de una madre que fue violada, sino todo lo contario, aumentan las situaciones de salud mental.


La comisión estuvo compuesta por los diputados Héctor Darío Feliz Feliz, presidente de la misma; Betty Gerónimo Santana, Carlos Alberto Ramírez Filpo, Isabel de la Cruz, Ramón María Ceballos, Elías Wessin Chávez, Moisés Ayala Pérez, Nelsa Shoraya Suarez Ariza, Fior Daliza Peguero, Ydenia Done, Juan José Rojas, Lourdes Aybar.

11 vistas0 comentarios